jueves, 26 de febrero de 2009

¿Qué propone OIT para proteger el empleo frente a la crisis?

Latinoamérica perderá entre 1,5 y 2,4 millones de empleos.

La OIT instó a los países a fortalecer el trabajo decente como un instrumento para enfrentar la crisis y recomendó fortalecer la producción nacional, los programas de empleos de emergencia, formular políticas monetarias anticíclicas e incrementar salarios para mantener el poder adquisitivo.



Panamá (AP). Latinoamérica perderá entre 1,5 y 2,4 millones de empleos durante el 2009 a raíz de la crisis financiera global, según proyecciones de organismos internacionales, informó el martes la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Dijo que las estimaciones están basadas en las proyecciones de Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL) y del Fondo Monetario Internacional que prevén un crecimiento de la región de 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB).

En el 2008 el número de desempleados en Latinoamérica fue de 15,7 millones de personas.

Si estas proyecciones de CEPAL y del FMI se mantienen, entre 1,5 y 2,4 millones de desempleados se incorporaran a las filas de desocupación en Latinoamérica, planteó Jean Maninat, director regional de la OIT.

Maninat formuló las proyecciones al disertar el tema: Trabajo Decente y Diálogo Social: Una respuesta a la crisis, durante un foro inaugurado por el presidente Martín Torrijos. Participaron autoridades del Ministerio de Trabajo representantes del sector privado y expertos de la OIT.

Se están perdiendo empleos y es probable que se pierdan más, señaló Maninat al destacar que la crisis financiera encuentra a Latinoamérica mejor preparada para enfrentar los embates que en otrora.

Los gobiernos han actuado de manera serena. Y enfrentando (la crisis) con medidas anticíclicas y no pidiendo más ajustes y medidas restrictivas, dijo.

La OIT instó a los países a fortalecer el trabajo decente como un instrumento para enfrentar la crisis y recomendó fortalecer la producción nacional, los programas de empleos de emergencia, formular políticas monetarias anticíclicas e incrementar salarios para mantener el poder adquisitivo.

La crisis puede transformarse en una ocasión para revisar las políticas sociales y lograr una mejor distribución de las riquezas en una sociedad globalizada, señaló.

Virgilio Levaggi, director de la Oficina de la OIT para Centroamérica, dijo que en la región los sectores más golpeados con la pérdida de empleos serán el turismo, la producción y el sector de las maquilas y el textil.

Planteó como un elemento positivo en medio de la tempestad el hecho de que Centroamérica viene de un periodo de crecimiento en sus economías y señaló el caso de Panamá, donde el crecimiento económico alcanzó el 11% en el 2007.

Destacó que la crisis no llega en el peor momento, pero sí obliga a democracia es atender a los más necesitados y la respuesta no puede ser solo asistencial, sino también de tipo productiva, agregó.

martes, 17 de febrero de 2009

La justificación de objetos de conocimiento. Reflexiones epistemológicas.

Resumen
El presente artículo pretende aclarar los alcances epistémicos de los procesos discusivos de justificación de los objetos de investigación. Justificación que debe ser coherente. Esto es explicitar los momentos y las decisiones del investigador. La finalidad última del escrito es dar algunas herramientas que sirvan para aclrar el discurso de la cientificidad o no de ciertos objetos de investigación.

*****
Todo discurso permanece inserto dinámicamente (aunque su apariencia indique su cristalización) dentro de los entramados de prácticas cotidianas (gestos, trámites institucionales, relaciones cara a cara, trabajo, estudio, desplazamiento por la ciudad, etc.) puesto que tienen la función de recomponer una comprensión dialógica del fondo u "horizonte" parcialmente alterado por la intervención de los diversos actores involucrados. Estas prácticas cotidianas discursivas (textualizaciones) responden en un nivel más profundo a configuraciones (siempre dinámicas) ideológicasi, las cuales responden a configuraciones sociales o entramados sociohistóricos específicos en espacio y tiempo; más no por ello desligados de su pasado y irresponsables de su futuro.

Dentro del juego de las relaciones sociales cotidianas todo individuo se encuentra tensionado por Escila y Caribdis: la acción y el discurso. Su acción responde a necesidades de producción y reproducción de sus condiciones materiales de existencia, toma decisiones acorde al espectro de posibilidades presentes. Así mismo, el discurso individual responde a la doble necesidad: verdad y justificación. Así, la verdad dista mucho de la "aceptabilidad racional" pues siempre ejerce su peso la acción, pero además, la verdad se ve compelida por el circuito de significaciones sociales en competencia.

Dirigiendo ahora la mirada hacia la producción "constructiva" de un "objeto de conocimiento" tal como el aquí presentado. Se ha de hacer notar que nuestra actividad se desangra en un doble movimiento de tensión y compresión respecto a "su verdad y la justificación" del mismoii. Dado que se han de cumplir al menos tres condiciones (necesarias, no suficientes):
a)el sujeto de conocimiento "S" sepa que su objeto de conocimiento "p" sea verdadero,
b)que S esté convencido de "que p", y
c)que S pueda justificar p. La justificación por parte de S de "que p" radica en el nexo genético reconocible entre el saber del que dispone S y la adquisición racional de dicho saber.

En resumen, cuando se afirma que "construimos un objeto de conocimiento" se apela a la posibilidad de poder ostentar la pretensión de dicho saber como resultado del proceso de aprendizaje. En otras palabras, las razones presentadas por S donde afirma que "sabe que p", obtienen una especial autoridad o "fuerza justificativa" a partir de las razones que han involucrado al sujeto con el mundo mismo. Dicho proceder afirma positivamente por una parte el nexo legitimante entre saber y adquisición de saber, y por otra la preeminencia del sujeto sobre el objeto, es decir, la objetividad radica en la suposición de un mundo objetivo.

Sin embargo, este proceder invisibiliza categóricamente:
a)al justificar, el saber como resultado del proceso de aprendizaje se superan los viejos errores, pero no nos protege de los nuevos
b)obvia que todo saber sigue siendo relativo,
c)asume los errores de dicho saber como resultado de los embates subjetivos del investigador,
d)"seudo" asume neutralidad científica en un discurso en tercera persona que imposibilita al investigador a localizar los deslindes de su actividad violenta sobre su objeto de conocimiento, y
e)le hace creer y justificarse frente a la comunidad científica como si su objeto existiese realmente y él tan sólo le ha descubierto.
Entonces, ¿Por qué seleccionar “x” problema de investigación? Es la pregunta central y sin embargo ha de justificarse como si se tratase con tanta importancia que termina por convertirse en ajeno al investigador mismo. La construcción y justificación de la verdad del temaiii: es la muerte de la intención primaria de la persona del investigador (yo) sobre el mismo. Su máscara mortuoria será por tanto el informe final. Como todo producto de y en la modernidad anuncia desde su aparición fugaz su destrucción. Es decir, que toda justificación asume como ineludibles premisas de investigación crítico-constructiva del objeto de conocimiento, a saber:
a.Los seres humanos se producen y reproducen en tejidos sociales dinámicos.
b.Es solo a partir de los hechos concretos como se produce el cocimiento científico social
c.Dicho conocimiento se tramita en el lenguaje y no puede salir de él. La vigilancia epistemológica es garante de sesgos desde el sentido común.
d.La necesidad de delimitar el objeto de estudio, sin perder el horizonte o totalidad social del cual hemos extraído dicho objeto.
e.Más que "hacer hablar" a la realidad se trata de asumir el proceso como determinante de la verdad del objeto y no el producto final de dicho proceso será la verdad.
f.Los datos brutos son significan nada y sólo adquiere un dato valor dentro de un sistema de referencia teorética.

En resumen, la construcción del objeto de conocimiento se gesta como: el planteamiento formal del objeto cognoscible (elaboración teorética que garantiza la coherencia del mismo o representación metalinguística del objeto), la elaboración de un lenguaje descriptivo del objeto (cuerpo de conceptos interdefinidos y jerarquizados), la justificación de dicho lenguaje por medio de una leguaje metodológico (procedimientos de verificación de las hipótesis que conforman los datos de la experiencia), la adecuación epistémica entre lo construido teóricamente y el dato empírico, donde los conceptos indefinibles y las hipótesis indemostrables se organizan en axiomas.

lunes, 9 de febrero de 2009

“Plan Escudo” y el Libre Comercio

El pasado jueves 29 de enero del 2009, el presidente de Costa Rica presentó el denominado “Plan Escudo” cuya finalidad es implementar una serie de medidas ante la crisis mundial que enfrentaremos este año. Dicho plan goza de una verbigracia moral, edificante y peligrosamente religiosa, cito: “es una dicha que en el Gobierno hayamos sabido leer a tiempo la escritura en la pared”. Esta clarividencia adolece de varias falencias a señalar.

La primera es que impulsa un préstamo ante el el BID de unos 850 millones de dólares. Obviando que la crisis financiera internacional ha puesto en evidencia la complicidad del FMI, Banco Mundial y BID con los banqueros transnacionales que han provocado el colapso actual y otras en el pasado reciente (Argentina, México, etc.), con sus dantescas consecuencias sociales para América Latina .

A ello se suma un uso intensivo al concepto-valor “solidaridad” que funciona como legitimación de un ritual sacrificial, donde el chivo expiatorio serán lo/as trabajadore/as, dado que se establece, por ejemplo, medida impulsar la Ley de Protección al Empleo en Momentos de Crisis. En este sentido, ha acusado Luis Paulino Vargas en Tribuna Democrática, que el fin de este plan es “hacer de la crisis un pretexto para desmantelar los derechos laborales más básicos e imponer la llamada desregulación laboral (así como) descargar sobre las clases trabajadoras los costos de la crisis”.

El momento mágico-onírico del plan escudo respecto de esta desregulación laboral es cuando Arias asume que dichas medidas establecerán las condiciones óptimas para llegar a acuerdos entre patronos y trabajadores sobre las modalidades de contratación. La trampa es ese “acuerdo”, que parte de la ilusión de que existen en el mercado agentes que venden y compran cosas, en este caso, fuerza laboral. Las conquistas de los derechos de lo/as trabajadore/as son explícitamente amenazas al buen funcionamiento del Dios-Mercado, según las doctrinas neoliberales ¿Qué mejor momento que una crisis-pánico del modelo neoliberal para implementar medidas neolibelales? ¿Se entiende la paradoja?

Para diversos sectores nacionales e internacionales es evidente, que la actual crisis “mundial” fue creada por la desregulación del mercado financiero estadounidense que especuló y llevó al punto de crack sistémico la economía real y global. Con ello, muchos preconizan el fin de las medidas neoliberales y el resurgir de medidas tipo Keynes. Más allá de ello, lo cierto es que el Plan Escudo en todo momento hace un parte aguas entre las medidas gubernamentales-públicas y deja a su libre trayectoria el sector privado con un gentil “invitamos a seguir el ejemplo”. ¿Qué de la burbuja inmobiliaria, qué de borrachera crediticia, qué del sistema de bandas cambiarias ó de las políticas económicas del Banco Central, qué de medidas regulatorias al mercado finanicero nacional? Nada. ¿Por qué?

Desde el año 2004 en que el anterior gobierno impulsó el TLC, pero ante todo durante el 2007 en el marco del referéndum, las fuerzas favorables a dicho tratado, insistieron vehementemente, en las bondades y en la urgencia de no quedar fuera del mundo globalizado del libre comercio como garante de la eficacia económica para el desarrollo del país, donde los mercados sean libres y autoregulados y los derechos de los propietarios sean garantizados. Lo escencial es que el Mercado sea libre: poco importa que los individuos-ciudadanos no lo sean. El Mercado es para propietarios y consumidores, sus leyes son las de la ganancia y la alienación mercantilista (hacer que todo sea mercancía: salud, educación, información, trabajo, naturaleza, etc.). He aquí, lo implícito del plan Escudo y en las ideas que guían a Arias y sus allegados, proteger a unos (El Mercado) y dejar al descubierto a otros (en especial lo/as trabajadores).
La apertura de las economías aumenta los riesgos de los países a los conflictos y crisis externas y, por lo tanto, a la incertidumbre económica; para ser eficaz requiere ir acompañada de un crecimiento sostenido por ley y universal en los gastos públicos y de los seguros sociales, al mismo tiempo de un comportamiento activo de las políticas económicas. Es decir, una autonomía del sistema político respecto del económico, que genera una autonomía de la sociedad respecto de la organización de su economía. En el caso del Plan Escudo, se invierte la fórmula, y la sociedad costarricense debe subsumirse a los intereses del Mercado, todo ello en nombre de la “solidaridad ante la crisis”.

En un momento crítico como el actual, sin llegar al pánico, las políticas nacionales deberán dar prioridad a los gastos sociales, proteger los recursos naturales y productivos, garantizar la seguridad alimentaria, y el Estado debería introducir medidas urgentes de regulación financiera para proteger el ahorro, seguir impulsando la producción y combatir el peligro de descontrol a través de inmediatos controles de cambio y de movimientos de capitales, así como la regulación de las burbujas inmobiliarias y las borracheras crediticias como se dio entre 2004-2007. En su lugar tenemos el Plan Escudo.

El desarrollo. Celso Furtado

"El desarrollo no es sólo un proceso de acumulación y aumento de la productividad macroeconómica, sino principalmente el camino de acceso a formas sociales más aptas para estimular la creatividad humana y responder a las aspiraciones de la colectividad." Celso Furtado